¿Conoces qué es el coaching familiar? Te contamos brevemente …

La llegada de los hijas/os, la crianza y la educación, la elección de pareja, las rupturas, las mejoras profesionales, el papel de los ancianos, etc. son situaciones de cambio, a mejor o a peor, que podemos gestionar eficazmente para lograr mejores resultados, y conseguir una mayor calidad de vida. Las dificultades en la comunicación, aceptación, establecimiento de normas, problemas financieros, la corresponsabilidad, etc. y en definitiva todas las negociaciones o situaciones domésticas que se dan entre los miembros de la familia y sus hijas/os son los conflictos que atiende un coach familiar para lograr una convivencia sana. Ya que muchas de las cosas se creen obvias y no lo son.

Se hace necesario nuevas fórmulas de aprendizaje. La filosofía del coaching está centrada en la situación actual, es decir en lo que es posible hacer en el presente para alcanzar el estado deseado, con miras a mejorar nuestro futuro. Esta propuesta, en lugar de enfocarse en los problemas o dificultades, está dirigida hacia la búsqueda de soluciones por lo que se trata de un proceso dinámico y eficaz. Su prioridad no es «adiestrarlos/as», sino enseñar a que los padres/madres, tutores/as y cuidadores/as aprendan cómo resolver las situaciones de relación afectiva entre padres/madres, tutores/as y cuidadores/as -hijas/os, y personas a cargo. Su objetivo es buscar la comprensión amplia y profunda de la situación, siempre desde una perspectiva amorosa y ver como los padres/madres, tutores/as y cuidadores/as pueden ofrecer seguridad, compromiso, respeto, ternura, desarrollo y comprensión para ellos mismos y para sus hijas/os o personas a cargo, y así hacer fluir la relación y resolver las situaciones.

Aquí el coaching entra como una herramienta para llegar a estos nuevos resultados que queremos conseguir, de una manera más rápida, eficaz y cordial. Aprendemos y enseñamos una nueva forma de gestionarnos y de gestionar las situaciones futuras, es un aprendizaje que interiorizarán los miembros de la unidad familiar y que podrán poner en práctica en futuras situaciones.

El coaching familiar como metodología aporta herramientas para generar cambios positivos en el entorno familiar, apoya en el desarrollo de la inteligencia emocional y potencia los talentos de los miembros de la familia.

En vez de dar consejos o una lista, fomentamos que cada cual encuentre qué demarcaciones son importantes para ellos/as.

Es una metodología de trabajo para despertar conciencia y responsabilidad, entendiendo la responsabilidad como la capacidad de dar respuesta por uno/a mismo/a. Es decir, desarrollar en cada miembro de la unidad familiar la capacidad de ser conscientes de sus defectos y sus virtudes, así como de las situaciones que se dan, y la capacidad o habilidad para responder con éxito a ellas.

El valor que aporta el coaching a las familias podemos decir que es una nueva forma de integrar aprendizaje y avanzar en el desarrollo individual y colectivo.  Consigue la extracción del talento y la creación de vínculos nutritivos que nos llenen y nos permitan sacar lo mejor de nosotros/as mismos/as, en las tres facetas, la familiar, la profesional y la personal.

Gema Garrido

Gema Garrido

Experta en Coaching Familiar

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email